Enero

 

Enero es el primer mes del año, y como tal está gobernado por la ley de existencia, el número 1, que busca entregar su manera única de ser en el mundo a través de un propósito.

 

Como cada año, este mes es para sintonizar con la energía del año, sentir y sentirnos. Y sobre todo tener una conversación bastante sincera con el propio corazón acerca de ese propósito que nos hace ser quién somos.

Una conversación acerca de qué es lo que en realidad  nos mueve e interesa y por lo que estamos dispuestos a trabajar. Ya que este año se trata mucho de ajustar el rumbo de nuestra vida hacia eso que es el propósito más profundo de nuestra existencia.

Propósitos que se organizan en sueños, metas, planes y acciones que van construyendo un destino con las respuestas que vamos plasmando y lo que esas respuestas van dejando como una huella, como un legado.

el tener claro el propósito, desde el sentir, las sensaciones y la motivación, el entusiasmo que uno siente por ciertas  posibilidades es lo que nos va señalando el camino. Menos racional, en el sentido estricto, más bien corporal e intuitivo.

Así comienza el 2020, volviendo al cuerpo y a reconocer lo que amamos verdaderamente, desde el corazón. Para ser leales a nuestro propósito y enamorarnos de esta oportunidad de vivir y ser. 

 

Encantarnos con lo que le da sentido a la vida de cada uno.

78488143_10162724480570445_3424831746741
 whatsapp +569 9238 0909
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono de YouTube
  • White LinkedIn Icon