Pronóstico para esta semana

semana 26 del 2021, del 21 al 27 de junio

 

esta semana el número que va a estar haciéndonos aprender es el 8, ley espiritual de crecimiento. El número 8 se relaciona a temas de sanación, poder y libertad, ya que recicla la energía, restablece los flujos al ser constante movimiento y vida.

 

Esta semana comienza con el día más corto del año y la noche más larga, marcando un punto de inflexión en una de las polaridades más cotidianas que vivimos: el día y la noche.

La polaridad, como contraste, es lo que nos permite distinguir y conocer, por lo que esta semana esta capacidad de ver dentro de uno mismo, para poder sanar y crecer, estará exacerbado.


Uno sólo necesita sanar lo que está enfermo o duele, por lo que será muy importante distinguir ese lado más oscuro que uno tiene, que todos tenemos. Como un lado B, el ogro que de repente se nos arranca cuando nos enojamos.

 

Como una torre que se levanta a nuestro alrededor y nos encierra, volviéndonos inaccesibles, sordos y crueles cuando estamos bajo presión, asustados, o cansados. Que por protegernos nos aísla, endurece y aleja de la espontaneidad de la vida.

La única manera de poder cambiar algún aspecto doloroso o enfermo de nuestra personalidad, es viendo que existe primero. Y la única forma de poder verla, es con un contraste que nos permita distinguirla.

Ojalá aprovechemos todo el potencial sanador de este año que estará al alcance de nuestras manos este semana para poder reciclarnos lo más posible, liberarnos

y cambiar, cambiar y cambiar todos esos modos que no nos hacen bien.

No nos hacen bien a nosotros mismo, por cómo nos tratamos, y tampoco nos hacen bien por el trato que le damos a las otras personas.

 

Ojo, porque el patrón más feo, tiende a salir con las personas más cercanas. Y nadie más cercan@ que un@ mism@.

 

que tengan una linda semana, poderosa en sanación, un abrazo

Pronóstico de este mes

 

junio 2021

 

la belleza del corazón humano

 

junio al ser el sexto mes corresponde al número 6, ley de congruencia, y nos habla de cómo ser consistentes entre nuestro sentir, pensar, decir y hacer. Y cómo esa correspondencia en nosotros se refleja e cómo la vida se presenta coherente con nosotros.

Este mes los números que se configuran nos hablan de lo mundano, la manifestación , el aspecto más concreto y material de nuestra existencia por un lado y por el otro todo el misterio, la magia, la espiritualidad y la fe, con la posibilidad de integrarse en cada uno de nosotros.

El 6 está relacionado al hogar, a la protección del hogar y de la familia, así como nos protegen los compromisos, las promesas . De la mano de un foco, un sueño, una fantasía, el corazón humano se dirige, se define, se enamora de las posibilidades y así también se protege, se cuida y cree en sí mismo.

 

Así, en junio es importante tener claro que es lo correcto, para mi, para estas circunstancias. Por eso en junio los sentimientos van a ser joyas que nos informen y ayuden a resolver el misterio de nuestro corazón.

Para que se destape ese sufrimiento que fue quedando escondido. A veces nos acostumbramos tanto a un dolor que ya no lo veíamos, pensábamos que era normal, natural. Y ya ni siquiera podíamos imaginarnos una vida donde ese dolor no estuviera. 

Este mes vamos a poder soñar con un corazón lúcido, que pueda saber de ese dolor que necesita sanar. La sabiduría de saber, junto con la valentía para acercarse, abrir los ojos y mirar de cerca lo que duele, así como lo que nos encanta.

 

Y que caigan los muros del corazón, en la simplicidad de la belleza, la coherencia que nos calma, nos llena de paz ,y hacen que nuestra vida se sienta significativa. Desde valorarnos nosotros mismos, volver a mirarnos con fe a nosotros mismos. 

En base a los números presentes durante un período de tiempo, lo que hago es conjugar al influencia de los números como campos de fuerza, y estimar los principales desafíos para el período, así como el mejor provecho que podemos obtener de la energía disponible.

pronósticos

en numerología

una aplicación terapéutica de los números como leyes espirituales del desarrollo humano

 

Si bien los números, como leyes espirituales del desarrollo humano se caracterizan por NO DETERMINAR el comportamiento de las personas, en la aplicación de pronósticos y predicciones, se proyecta un ámbito más probable de expresión.

 

Con la intención de esclarecer los desafíos más probables, y también los aprendizajes que podrían ofrecernos esos desafíos, es ante todo una propuesta de foco, de perspectiva para que sea más fácil integrar los aprendizajes.

 

Pronóstico numerológico para el 2021

2021

abrir y experimentar

 

Este año se destapa la olla. Esa olla que ni sabíamos que andábamos trayendo, excepto porque, claro, nos dolía la espalada hace 3 años, o andábamos con ese malestar del año pasado, o durmiendo mal desde que me acuerdo…

Toda nuestra vida, lo que sentimos, lo que nos impactó e importó, deja una huella en el cuerpo, que es como un registro vivo de todo nuestro paso por el mundo. El cuerpo no es sólo un vehículo o un templo, es también una expresión viva, material, de quiénes somos y cómo hemos vivido, cómo estamos viviendo.

 

Este año el cuerpo se pronuncia, se expresa y podemos sentirlo muy nítidamente, patente. Si fuera una comunicación, esta sería fuerte y clara: lo que me acomoda, lo que no me acomoda, lo que me gusta, lo que no me gusta, lo que me hace bien, lo que no me hace bien.

 

Y esto repercute en nuestro estilo de vida, modos de vivir, los equilibrios que conducen nuestro pasar: cuánto trabajamos, cuánto descansamos, cuánto nos divertimos, cuánto nos ponemos serios. En nuestra comunicación también: cuánto escuchamos y cuánto hablamos. El dar y recibir que es la vida.

 

Si damos mucho y recibimos poco, equilibrar eso. Y si recibimos mucho y damos poco, equilibrar eso. Habrá mucha creatividad y energía disponible para reformular el ser “uno mismo”, y entonces las posibilidades de cambiar, de sanar, este año son inmensas mientras estemos en contacto con el cuerpo.

 

Y a partir del cuerpo, nuestra sensibilidad. Tanto artística, creativa como propiamente humana en el sentido de las emociones y sentimientos. Para abrirnos a vivir nuestra verdadera motivación, poner la voluntad en lo que realmente nos apasiona, en eso que nos encanta.

 

Este es un año para ser ambicioso e inocente, atreverse a explorar opciones, expresar facetas que habían estado de lado en nuestra personalidad. Ir al rescate de los egos olvidados, reprimidos, coartados, temidos, Y reciclarse en autenticidad, que es la base de la felicidad.