1. numeroscópica, una visión

April 10, 2018

Numeroscópica, como tal, fue surgiendo de a poco. 

Lo primero fue el nombre.  Numeroscópica, que literalmente quiere decir mirar a través de los números, surgió en el 2008. El nombre vino de la comprensión de que al estudiar los números en profundidad, se vuelven un lente que nos traduce la vida, las personas y las situaciones.

 

Ese fue el poder que fui descubriendo en la numerología. a medida que iba comprendiendo cada vez más como una red conceptual.  Un tejido de palabras donde se iban nombrando nuestras experiencias.  Tántrica, la numerología como sistema también se teja, se teje en el concepto primario de nuestra experiencia que es la polaridad.

 

Luego, en el 2009 vino el dibujo. Un mandala que fue resultado de un ejercicio grupal de psicodrama, donde el tema era el rol profesional.  En el psicodrama es muy interactivo y tiene un aspecto mágico en la capacidad de llevarnos dentro de nosotros mismos y de articular lo que encontramos en nuestro interior ara que podamos expresarlo. Y lo que salió fue esto: un huevo achatado lleno de figuras y colores, que se organizaban en torno a un centro espiral que representaba un constante movimiento y desarrollo expansivo.

 

De este centro esencial, representado por colores primarios (tres, la creatividad de donde surge todo, la fuente creativa primaria), salen dos manos (dos, la polaridad. la relación básica que permite tejer toda la experiencia humana en base a percepción de contraste, de diferencia que surge de nuestra percepción de polaridad).

 

Abajo está el individuo, a la base de su mundo, creando su mundo (El uno, la individualidad y la visión original).  Una persona en meditación, en posición de yoga, instalada como el tronco de un árbol que sostiene su mundo, da vida a su mundo, y lo alimenta constantemente. le aporta con su cabeza y su corazón, y así conecta con su propia verdad, la visión que plasma en ase a su sentir y su poner en palabras.

 

Al igual que en los chakras, todo comienza en el 3.  La energía kundalini baja del ombligo, donde se almacena bajo el tercer chakra, hasta la base de la columna, para poder volver a subir a todo lo largo de la columna e ir abriendo, dando movimiento e iluminando cada uno de los centros energéticos. 

 

Este mandala, un universo en sí, se recrea en una individualidad particular (el uno, el cuerpo y la visión particular atravesando cabeza y corazón como una espada interior), y luego da paso a cada número:

 

Hacia la izquierda, el dos, el tiempo, el reloj, y la posibilidad de conectar con otros gracias a la sincronización del tiempo y los significados.  La coordinación compartida por todos.  Tal como el calendario, el mapa, y el lenguaje.

 

Luego el tres, sentarse juntos a la mesa y compartir,. Cada uno ocupa un lugar a la mesa, una superficie común, un espacio compartido.  La nutrición del grupo,  la comida, la abundancia y el pertenecer a un grupo de referencia como base de la identidad.

 

En el hacer, el cuatro, planeamos, organizamos y ejecutamos para ver algo hecho.  es el trabajo que construye, acciones que sirven. Y una vez terminado, ese tejido es una manta que nos puede abrigar.  Y si después yo no estoy, la manta queda.

 

En las bocas de las personas está el hablar, la comunicación, el enseñar hablando y comprender el valor de lo vivido contándoselo a alguien. El cinco, la adaptación que surge de interactuar unos con otros, y la sensualidad inherente a la vida humana.  

 

En la noche, el cielo estrellado y el espacio abierto, nuestra noción de infinito y nuestra conexión con él, nuestro amparo y conexión intuitiva. El seis, protección, proyección y guía.

 

El siete, el espacio acotado. Contención y auto conocimiento, definir un territorio y darlo a conocer. Elevar a otros, comprender y ampliar la perspectiva.

 

La tecnología, el ocho, el poder de la energía y la electricidad que recubre como una red todo nuestro planeta.  El flujo de la energía como base de la vitalidad y al salud, el crecimiento y el desarrollo.  Como símbolo de desarrollo, la informática y la internet, el fin de los límites y la libertad del flujo y el intercambio planetario.

 

La sabiduría del nueve, representada en los números luminosos donde descansa toda la sutileza del universo.  Su inteligencia y su profundidad. Un sistema ordenado lleno de detalles que alberga las claves silenciosas y casi transparentes de todo lo que ocurre.

 

El diez, las joyas de la vida.  Tesoros de consciencia, el resultado de la entrega y la perseverancia para sacar siempre lo mejor de uno mismo  las situaciones en las que participa.  Incrustando gemas de verdad en delicadeza y fuerza. La resistencia hecha belleza, el legado del amor.

 

El once, la trascendencia, representado por la doble hélice del ADN. Mi semilla cósmica, que me crea da todo el potencial en cuanto confluyen ahí lo particular y lo universal de mi existencia.  el altar de la vida presente en cada célula de mi cuerpo.

 

Todo esto apareció en el papel como si alguien lo hubiese dibujado con mi mano.  Un dibujo que me sigue explicando cosas, cuando analizo sus detalles.  una comprensión de la numerología, como claves de la realidad que sólo los dibujos pueden contener, como un lenguaje con más dimensiones y diversos significados que conviven en la forma y el color.

 

Mirando en retrospectiva, está claro que para mi el rol profesional implicaba toda una visión del mundo que en este tiempo he tratado de compartir a través de las consultas, los cursos, este blog, los pronósticos.   Entregando al visión de numeroscópica, de la mano de los números. 

 

Son ya 10 años desde que la palabra se plasmó en este mundo. Sigo descifrando su mensaje, con los números muy al centro, guiando  esa creatividad gestora, organizadora y transformadora que es la vida.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

1. numeroscópica, una visión

April 10, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes

November 11, 2019

October 25, 2019

October 23, 2019

May 3, 2019